Estrés

Hay muchos refranes que podría utilizar hoy. Son muchas las palabras que podría pronunciar. Son tantos los sentimientos que te podría narrar...

Seré breve aunque comience por el principio. 

El estrés se instauró en mi vida por el mes de diciembre. En ese momento no me di cuenta pero la tensión nerviosa por la situación personal a la que me tenía que enfrentar, sumada a los problemas económicos y de salud, comenzaron a efervescer en mí.

El estrés me acompañaba día y noche, noche y día. 

Me sentía alterada, emocionalmente variable y comencé a perder kilos. Pronto perdí los 4 primeros y cuando mi organismo consumió 12 la gente empezó a felicitarme.

Todos querían saber qué dieta había seguido, qué ritual había cambiado ... y todos, cuando les respondí "He adelgazado por estrés", se rieron o menospreciaron mi respuesta.

Escuchar de boca de mujeres "pues yo con el estrés engordo", "¡bah! qué estrés tendrás tu, si tu supieras..." o la frase hecha que prefieras, siempre menospreciando las palabras que yo entonaba porque consideraban que mi vida era/es rosa. 

Todas las frases duelen en el alma.

Y es que, no siempre me apetecía apostillar "me estoy divorciando", "me estoy divorciando y no tengo ingresos", "me estoy divorciando, no tengo ingresos y tengo dolor crónico"... 

El estrés es un conjunto de alteraciones que se producen en el organismo como respuesta física ante determinados estímulos repetidos, como por ejemplo el frío, el miedo, la alegría, etc. y por eso yo he adelgazado en 6 meses 13 kilos.

El estrés es el estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal, que además, suele provocar diversos trastornos físicos y mentales, y por eso yo he adelgazado en 6 meses 13 kilos.

El estrés es algo más que una preocupación de la vida cotidiana. El estrés es mucho más que un agobio puntual del día a día. El estrés puede acabar en una enfermedad tanto física como mental. 

Mi estrés, seguramente, sea peor que el tuyo pero... yo no te lo digo.




Comentarios